Cuando el líder no es motivador ni carismático - Grupo Drakkar
917
post-template-default,single,single-post,postid-917,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_top,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Cuando el líder no es motivador ni carismático

líder no-lider

Cuando el líder no es motivador ni carismático

Se ha asumido en gran medida que para dirigir un negocio de éxito, se requiere un buen liderazgo. Pero no es el fin del mundo para aquellos jefes, directores y  líderes que se preocupan por su falta de carisma o no saben despertar los corazones y las mentes de sus empleados.

A veces, es más efectivo para el equipo ser más leales al trabajo que leales al líder. Después de todo, el objetivo final es mantener a los empleados comprometidos y productivos.

Empecemos estableciendo la diferencia entre un jefe motivador y un trabajo desafiante. Según un estudio de Harvard Business Review, se descubrió que los empleados de Facebook tenían más probabilidades de abandonar debido a su trabajo, y no a causa de un jefe “horrible”. Resulta que muchos empleados se fueron “cuando su trabajo no era agradable, sus fortalezas no se usaban y no crecían en sus carreras”.

Se ha debatido durante mucho tiempo qué estilos de liderazgo adaptar (transformadores o transaccionales, ¿autoritativos o afiliativos?). Pero los líderes que encuentran el tema irrelevante terminan convirtiéndose en empresarios no porque quieran manejar las cosas por sí mismos, sino porque creen que su propia startup es el mejor foro para resolver un problema que les resulta fascinante.

Por supuesto, a medida que aumenta el negocio, el problema tiende a desaparecer y el líder se vuelve más importante, alguno son capaces de asumir ese rol de figura de la empresa y otros dejan que alguien tome el mando del liderazgo, el caso de Pixar cuando fue comprada por Disney.

Un lider que quiere liderar lo menos posible necesita empleados que asuman responsabilidades de liderazgo, intraemprendimiento. Pero no todos los empleados están interesados ​​en convertirse en líderes tradicionales, por lo que la motivación debe incorporarse en el trabajo mismo. Parte de la recompensa es que trabajas en el siguiente problema o reto.

Es igualmente importante mantenerlos a todos comprometidos. Eso significa contratar personas con fuertes habilidades de análisis y resolución de problemas.

¿Eres un líder no-lider? Los líderes no-lider suelen tener gran experiencia en una disciplina técnica o científica. Sus decisiones se basan en información y datos, la falta de estos puede ralentizar las cosas. Los líderes no-lider también tienden a ser menos refinados, no les importa mucho su entorno físico: un garaje es tan bueno como una oficina en la esquina, la inteligencia emocional no es su fuerte y para bien o para mal, son inusualmente tolerantes con las idiosincrasias en los demás.

 

Sin Comentarios

Publica un Comentario

A %d blogueros les gusta esto: